OS DEJO EN COMPAÑÍA DE UNOS AMIGUITOS PECULIARES PARA QUE PASEIS BUEN FIN DE SEMANA… HOY: “Y ENCIMA TIENEN LA DESFACHATEZ DE LLAMARNOS MONSTRUOS...”

Aquí estamos, más solos que la una, en un pueblo abandonado, sin comodidades, y medio helados. Porque ni siquiera nos han enseñado cómo hacer fuego. Y lo hemos intentado mil veces, con piedras, con ramas, con una botella, hasta con un neumático… pero no hay forma.
Lo peor es el aburrimiento. Sólo somos tres, y ya estamos hartos de vernos todos los días a todas horas. Siempre las mismas caras, la misma expresión, mezcla de asombro, perplejidad y estupidez. Bueno, desde hace una semana tenemos novedades: al más rechoncho de nosotros se le está cayendo el flequillo. La verdad, estaba mucho mejor antes, con todos esos pelos sobre los ojos. Pero ahora tenemos la ventaja de descubrir asombrosos detalles, que antes pasaban desapercibidos: nunca nos habíamos fijado en esos párpados tan grandotes. Y bueno, parece imposible que su mirada no haya causado estragos entre los humanos; resulta muy atractivo, y lo digo objetivamente, en serio.
Ay, nuestra vida carece de alicientes: ya sabemos que al levantarnos iremos a la orilla del río a mirar el agua durante toda la mañana, glup, glup, glup. Antes, cuando hacía calor, nos metíamos dentro, y allí permanecíamos sin movernos, dentro de esa cosa tan rara y tan fresquita, que es el agua. Pero hemos descubierto que con el frío resulta desagradable al tacto. A pesar del grosor de nuestra piel, que nada tiene que ver con la de los humanos. ¡Es que son tan blanditos...! ¿Cómo pueden vivir así? Siempre en constante peligro; un simple golpecito, y ya se han roto. Nosotros no. Nos hemos caído millones de veces –somos bastante torpes, sobre todo yo, que soy algo... ¿cómo le llaman a eso? Ah, sí, algo corpulento -. Incluso uno de nosotros se cayó desde el balcón de una casa... bueno, es que el balcón también se vino abajo, pero eso no tiene importancia; la cuestión es que no se hizo nada.
Pero yo estaba explicando lo que hacíamos todos los días, ¿no? Pues después de mirar el río, nos vamos a comer. Comemos de todo. Preferimos la madera, pero las piedras pequeñitas también nos gustan. Y aquellos hierros que encontró el más alto de nosotros no estaban del todo mal. Cuando finalizamos, nos sentamos a mirar cómo se mueve lentamente el sol hasta que cambia de color, pierde intensidad, y desaparece tras las montañas. Entonces volvemos a comer mientras miramos la luna, o las estrellas, o la lluvia, o lo que haya, hasta que nos da sueño.


Y es que lo más triste que puede pasarle a alguien es despertarse una mañana en medio de una playa, sin memoria, sin saber de dónde ha salido ni por qué, sin recordar si alguna vez había existido en algún otro lugar o no, con un aspecto totalmente diferente al de los demás, frente a un montón de humanos asombrados que no hacen más que gritar y señalar nuestro color de piel –nuestra atractiva piel azulada-, o nuestras largas uñas, o los colmillos que arrastramos por el suelo, o la nariz de nuestro compañero más alto. En fin, somos diferentes a ellos, nos llaman monstruos tontos, porque encima no tenemos ni idea de lo que hacemos aquí, y no sólo nos hacen la vida imposible, sino que también nos destierran a este pueblo abandonado, alejado y solitario, tras habernos hecho un buen puñado de pruebas y habernos arrancado pelos y trocitos de piel. Nos han llamado hasta extraterrestres. Y tal vez lo seamos. O tal vez no. A lo mejor sólo somos una creación de la naturaleza, resultado de uno de esos sueños raros que se tienen a veces…
Y nosotros, sin tener culpa de nada, nos vemos obligados a vivir aquí, solos, aburridos y ociosos porque, entre otras cosas, no sabemos hacer nada. Y no es que seamos inútiles, no... Somos sólo unos recién llegados de ninguna parte. Y no es justo. Si al menos nos dieran una oportunidad para integrarnos, perdonaríamos todo lo que nos han hecho sufrir. Y nos aburriríamos menos. Yo aún tengo esperanzas…
¿Mi sueño? Hacer cine algún día.

16 comentarios:

Noemí dijo...

Pobrecitos ellos... por cierto, que si estos monstruos son como los de las imágenes que has puesto, la verdad es que yo los veo la mar de monos (más que algunos humanos, jajaaj)
Ayyyy... es que nos empeñamos en aislar a "lo diferente", cuando no tiene por qué ser malo. ¿Por qué seremos siempre así?
P.D ¿Lo del sueño de hacer cine... seguro que es el monstruito quien lo dice? ;-)

JMEC dijo...

QUE SON TOALLAS,SI ES UN CUENTO ESTA BIEN,SON CUATROS COLGADOS EN ALGUNA PARET OLVIDADA,TU LES TENDRIAS QUE DALES UNA OPORTUNIDAD Y HACER CINE CON ELLOS,PEQUEÑA PELI O CORTO..........

Mercedes dijo...

NOEMÍ, conseguí esas fotos gracias a un mural pintado en una tapia de un pueblo en el que hacen unas cocas bueníiiiiiiisimas... ¿a que son graciosos los dibujicos?

PD.- sí, sí, lo de hacer cine lo dice ...un monstruito, seguro, juajuajuajua!!!!

Mercedes dijo...

JMEC, la idea de una película con ellos no está mal... Sólo necesito a alguien que invierta en el proyecto, pero tal como están las cosas por este planeta, más vale que vaya a pedirle dinero a un extraterrestre con pasta, ja, ja, ja!

Falete dijo...

jajaja es que me parto cada vez que veo la foto con la cabeza de rana... ya entiendo por qué te refieres a los demás como humanos jeje..
'''Y lo hemos intentado mil veces, con piedras, con ramas, con una botella, hasta con un neumático… pero no hay forma'''

habeis probado con cerillas??

Mercedes dijo...

FALETE, si no tienes nada mejor que hacer este fin de semana, hazme el favor de acercarte al pueblo abandonado, llévales unas cajas de cerillas, y enséñales a utilizarlas...¡No sabes cómo te lo agradecerán...! ;-D

PD.- Ahí donde la ves en plan campestre, a la rana le encanta ir ...en metro!

JMEC dijo...

TE INVITO A UNA FIESTA.......

cristal00k dijo...

Aquí se impone una "Alaskada" ¿Y aquién le importa lo que yo diga etc..? Y lo del cine es un momentazo acollonant nena.
Besos grandes.

Mercedes dijo...

JMEC, ¿llego muy tarde para la fiesta???

Mercedes dijo...

CRISTALOOK, si estos seres conocieran la canción, no dudes en que se convertiría en su himno, ja, ja, ja!

Un beso y buen fin de semana!

JMEC dijo...

ESTE TE GUSTARA......

Lidia dijo...

¿Y quién no se ha sentido alguna vez "raro"?
¿No había una frase que decía "los raros serán los primeros"...? ¿Era así, no...? ;)

Malvada Bruja del Norte dijo...

Jajajaja...Es muy fresco pero sobre todo me ha encantado ese final, ese querer hacer cine, y de la forma en la que me imagino que lo dice, muy digno y altivo.

Muy original!

Mercedes dijo...

JMEC, qué pasa, que ahora ya vas en limusina y te codeas con los que organizan las "cumbres borrascosas"????? :-)

Mercedes dijo...

LIDIA, si esa frase se cumple, primero irán los mosntruitos del relato, y detrás... yo misma, ja, ja, ja!

Mercedes dijo...

Gracias, MALVADA BRUJA DEL NORTE! Ya ves, le hacía ilusión eso del séptimo arte, ja, ja, ja!!!

Besos!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...