NO, LISTOS, NO, NO ERA UNA CORRIENTE DE AIRE…HOY: “LA HABITACIÓN”

Había viajado mucho y había pisado infinidad de hoteles, pero era la primera vez que un recepcionista le desaconsejaba con tanta vehemencia abrir la ventana de su habitación, con una excusa muy poco creíble sobre el sistema de aire acondicionado.
El recién llegado, turista desobediente, hizo caso omiso de la advertencia. Le sonó a la recomendación de no dar de comer pasada la medianoche a los gremlins, aquellos curiosos y dulces animalitos que se transformaban en insoportables bicharracos por culpa de una mala digestión nocturna, y le dio la risa. Estaba claro que o eran absurdas supersticiones, o un pretexto encubridor de una verdad relacionada con alguna cuestión puramente económica.
No supo que se había equivocado hasta que fue demasiado tarde: tan pronto como la ventana quedó abierta, una presencia intangible se apoderó del espacio; no podía verla ni definirla, pero la sensación estaba ahí, y era malsana, asfixiante, perversa y dañina. Arañaba su bondad, le pisoteaba el corazón, oscurecía su espíritu y le manchaba el alma. Lo notaba.
Sin saber todavía de qué se trataba, ya tenía la certeza de que el mal se había alojado en el interior, y no sólo de la habitación.

18 comentarios:

Liliana dijo...

....¿hasta dónde entró???????


nada que no cure una taza de té!!!!


jejejejeje

=)))

Daniel Os dijo...

En unas vacaciones no muy lejanas algo similar me ocurrió… con alguna que otra diferencia, por supuesto, como que el conserje no me adelantó lo que estaba por suceder si abría la ventana de mi habitación. Afortunadamente los hechos fueron menores y conseguí ser trasladado a otro sector del hotel luego de avisar al personal a cargo que mis vecinos sufrían de digestiones vergonzosamente sonoras.

Prefiero tu relato sin dudas, sobre todo el sabor a puntos suspensivos del final.
D.

Rayuela dijo...

wawwwwwwwwwww


me recordó "casa tomada",de Cortázar..

buenísimoooo!

mil besos*

a liliana, merce le dijo...

Esas riiiicas tazas de tecito!!! (bueno, me gustan más las galletitas que lo acompañan, jee, jeee)

Besitos teteros!!!!!

a daniel os, mercedes le dijo...

Tu relato me ha puesto los pelos de punta. Terrorífico. Menos mal que conseguiste huir...

PD.- Y ese conserje tuyo, un traidor.

a rayuela, merce le dijo...

¿.....Me dejarás de hablar si te confieso que no he leído nada de Cortázar???

Sí....¿verdad?

Entonces...¡retiro lo dicho!

Besitos sin corrientes de aire!

Vh swich dijo...

Casa tomada... mmmm... me suena a que él se quedo por mera rebeldía, el mal era antes de abrir esa ventana, como algo que existía ya en él, una semilla que brota al abrir y que se da cuenta que existe cuando ve hacia el otro lado de la ventana, como cuando sabes que equivocaste el camino porque te ayas perdido, pero ya habías errado desde el primer paso.

Y en casa tomada.... dios es tan complejo... Cortázar me explota el cerebro... pero léelo, no te arrepentirás!!!

Alberto dijo...

Ya sé lo que se coló por aquella ventana. Tenía forma de árbol y olía a.....
A veces es mejor no abrir la ventana y sí hacerlo con la puerta. juajuajua
Besósculos de martes lluvioso.
Cuídateee

a Vh swich, mercedes le dijo...

...Y quizás por eso, inconscientemente, no le importó abrirla...

Tomo nota de tu consejo! Leeré a Cortázar! Ya te contaré si me pasa lo mismo que a ti...

Un saludo!

a albertito, merceditas le dijo...

Veo que sigues la política de puertas abiertas, ja, ja, ja, ja!! Pues mira que entro...Plam! Demasiado tarde, ya entré. Oh, vaya, y te he dejado el suelo hecho un asco, porque llevaba los zapatos de los chinos llenos de barro. Ya sabes, esta lluvia tan lacia, je, je...

Besósculos crujientósculos!

JuanSe dijo...

qué será??... puede ser el mismo aire acondicionado... yo soy alergico a él y lo detesto con todo mi corazon...

un abrazo gigante mercé y qué bueno tenerte por mi nueva casa...

a juanse, merce le dijo...

Y además, encantada de haber pasado por tu nueva casa, que pienso seguir visitando, claro que sí! Por cierto, una pregunta: ¿se pueden abrir las ventanas? Jajajaja!

Un abrazo!

Diego dijo...

¿Podía detener el mal una simple ventana?¿O ya lo llevaba dentro?

¿Las palabras del conseje, predispusieron su espíritu?

Pienso...

a diego, merce le dijo...

Una vez,siendo cría, hice bolitas con la cera del queso de bola, a modo de caramelos, las dejé en un lugar a la vista, y le dije a mi hermana "que ni se le ocurriera comerse ni una"...Efectivamente, mi hermana echó a correr, las cogió y se las metió todas en la boca... ;-D ¿Tendré alma de conserje???

rapanuy dijo...

La ser humano es curioso por naturaleza, por eso estamos donde estamos.
¿Seguro que no había un vertedero cerca?, y lo que entró fue el mal “olor”, a veces es peor que cualquier ente o demonio. :)

Saludos.

a rapanuy, mercedes le dijo...

Si es que esto pasa en las mejores familias, que se confunde el pestazo basuril con el inquietante olor a azufre... :-)

Por si las moscas, un saludo con la ventana cerrada!

Minoe con retraso... dijo...

Todos tenemos un pequeño YO "angelito" y un pequeño YO "diablo". El YO diablo tentó al protagonista y éste abrió la ventana. Y ya se sabe, la curiosidad mató al gato, jijiji

a minoeconretraso, merce le dijo...

...Menos mal que tenía siete vidas!!! XD

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...