YA ME HABRÍA GUSTADO QUE ME HUBIERA SUCEDIDO ALGO ASÍ CUANDO ESTABA PAGANDO EL PISO… HOY: “EL BUEN LADRÓN”

Sin trabajo, acosado por la hipoteca de su piso recién comprado, menospreciado por una familia indiferente, olvidado por amigos traidores, abandonado por su perro infiel… A Sebastián sólo le quedaban dos salidas, y ambas eran de emergencia: tirarse por el balcón y acabar de una vez por todas con el sufrimiento, o volcar su rabia hacia el mundo dando patadas a la deforme pared del salón de casa. Haciendo caso a su sentido común, eligió la segunda opción, porque si se hartaba o se hacía mucho daño, siempre estaba a tiempo de decidirse por el salto mortal.
El primer puntapié fue loco, furioso, violento; el grito de dolor, inmediato y desgarrador; las consecuencias, inesperadas y extraordinarias: el zapato acababa de abrir un boquete en la base del tabique lo suficientemente grande como para descubrir que detrás se escondía una bolsa de plástico de la cadena de supermercados “Justiprecio”. Y para su regocijo, por la parte superior asomaba la punta de un iceberg de euros del color más deseado. A simple vista, aquello era una pequeña fortuna. El hallazgo convirtió la cólera de Sebastián en alegre y esperanzada perplejidad.
Además del dinero, sobresalía también una hoja de papel doblada por la mitad. Sebastián la cogió con mano temblorosa y la desplegó. Era una nota que decía así:
“Eh, tú, quienquiera que seas, si has cometido la estupidez de dar con mi botín, ni se te ocurra tocarlo. ¡Déjalo donde está, y lárgate!”
El atónito Sebastián centró inevitablemente su atención sobre la bolsa, y agarró un fajo de billetes; era el peso más dulce que su mano había sostenido nunca. Sin soltarlo, prosiguió con la lectura del mensaje.
“¿No te he dicho que no toques nada? Esa pasta es mía, así que guarda todo donde estaba y olvídate del asunto. De lo contrario, iré a por ti y te romperé las piernas cuando menos te lo esperes. Juro que lo haré. No hay nada más placentero a mis oídos que un cuerpo humano crujiendo bajo un buen cachiporrazo. Firmado, Joe el Quebrantahuesos”.
Lejos de asustarse, Sebastián se echó a reír a carcajadas. Según los periódicos de dos semanas atrás, el tal "Joe el Quebrantahuesos" había perecido, hecho un colador, en un tiroteo con la policía...

Sin dejar de reírse, Sebastián tomó un puñado de billetes y lo lanzó al aire. El salón se pobló de color lila ilusión.

18 comentarios:

Ro dijo...

Jo! y yo que esperaba que el fantasma del tal "Joe el Quebrantahuesos" regresara del mas allá y le hiciera ver su suerte a Sebastián. O que la bolsa despidiera una suerte de gas venenoso, ya sabes dinero maldito al mas puro estilo Egipto jejeje ¡Bien por Sebas!
Ahora vengo voy a dar de patadas a las paredes...
Cariños
Ro

Primerodemayo dijo...

Yo hubiera terminado el texto de otra manera, quizas demaciado presipitado el final, pero aun asi, me a gustado muchisimo, muy a mena lectura si señor, mas historias asi hacen falta jejeje

Minoe dijo...

Míralo qué suertudo el Sebas!!!!! Si es que el destino puede deparar muchas sorpresas, ¡y algunas de ellas buenas y todo! jeje

blasblog dijo...

lo que hace la desesperaciòn del uno y del otro, bonito el cuento de hoy;
gracias por il comentario del Frankensteinblog.....
saludos y felicidades.
Blas

Daniel Os dijo...

Por lo visto, Sebastián optó por llenar bien sus arcas, comprarse las ropas, los bocados y los placeres más lujosos para regresar antes de cada anochecer a su familia indiferente y su perro infiel.

Vale decir... optó por suicidarse.
D.

Lasosita dijo...

Estupendo relato! Y mejor todavía para el protagonista!

Nada como estar informado para encontrar provecho en una circunstancia puntual!!

Saludiños!!

a ro, mercedes le dijo...

Dame buenas noticias y dime que las paredes se han venido abajo y te ha caído una avalancha de billetitos! Yo, por ahora, sólo he conseguido romperme un par de dedos del pie... :-O

Un beso!

a primerodemayo, mercedes le dijo...

Lo bueno de escribir es la libertad que tienes de conducir la historia por donde quieres... Y lo bueno de leer, es que se despierta la imaginación para buscar otras posibles continuaciones, otros finales...¿No es fantástico?

Gracias por pasar y dejar tu comentario!

a minoe, merce le dijo...

A ver, desde luego, tuvo suerte el hombre, porque podía haber dado una patada en una zona de la pared que no se agujereara, y encima haberse roto un hueso....:-D

a blasblog, mercedes le dijo...

Ja, ja, ja, ja, ja! Frankensteinblog! Pero a veces pienso eso en serio... Por suerte, también tenemos el poder de eliminarlo con una sola tecla del ordenador, ¿o... no?

Un saludo, y gracias a ti por pasar!

a daniel os, mercedes le dijo...

¿Pero sabes por qué Sebastián se suicidó al final? Porque Elvis, que acababa de pasar unos días en la Luna actuando para el entregado público selenita, olvidó traerle un souvenir de allí. Eso fue lo más duro, y no que le abandonara su perro infiel.

Yo también me habría suicidado en su situación.

a lasosita, mercedes le dijo...

¡Ayyy, con lo poco que veo yo las noticias! Me pasa lo de Sebastián, no me entero de que Joe el Quebrantahuesos anda criando malvas, me muero de miedo, y vuelvo a guardar el botín tras la pared, vamos, seguro, jee, jeee...

Esa es la moraleja: hay que estar bien informados...

Un gran saludo, Lasosita!

Alberto dijo...

Ah, Merceditas. Lo que hay detrás... siempre es un misterio. Y luego se trata de dar en el punto exacto que nos haga descubrir quién sabe qué independientemente de la letra por la que comience.
Y luego, claro, el estar informado, el que alguien te haga saber que... no debe uno tener miedo. shshshshsh....
Feliz y hermoso domingo primaveral.
Besósculos siempre preñados de gratitud.

a albertito, merceditas le dijo...

Fíjate, Albertito, si muchas veces es un misterio lo que tenemos delante de las narices, imagínate lo que puede pasar con lo que hay detrás...

¿Y qué, qué me dices de los quitamiedos? ¿Eh? ¿Eh? Jee, jeee...

Feliz, feliz domingo para ti también, muamuamuamua!!!!

Malvada Bruja del Norte dijo...

Seguro que ahora su perro infiel se transforma en fiel y vuelve y su familia también querrá saber de él...
Esto es lo que hace el color lila ilusión, teñirlo todo...

mariarosa dijo...

¡¡Que linda historia!!

Voy a empezar a patear todas las paredes de mi casa, haber que encuentro.

Un saludo.

mariarosa

a malvadabrujadelnorte, mercedes le dijo...

Pues puede que vuelvan, no te digo yo que no...pero me parece a mí que no lo van a encontrar...

a mariarosa, mercedes le dijo...

¡Por favor, avísame si encuentras algo interesante, ja, ja, ja!

Un saludo!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...