ALLÁ VAN UNAS DISQUISICIONES SABÁTICAS…HOY: “LA VELETA”

Cuando era tan pequeño que sólo sabía observar, las veletas me obsesionaban. Cada mañana, subido en el cochecito que empujaba mi madre, veía de camino a la guardería la oscura silueta metálica de un gallo subido sobre una flecha, dominando la ciudad desde el tejado de la escuela. Si el viento la movía y el animal giraba a su merced, yo chillaba “¡el gallo, el gallo!”, como un loco...
Ayer, hurgando en una caja olvidada, regresó del pasado una foto tomada por mi tía cuando yo era tan pequeño que sólo sabía observar. Era la figura de aquella veleta. Allí estaba el gallo, obedeciendo a la dirección impuesta y desafiando a un encendido cielo vespertino. La miré con cierta nostalgia y la acabé dejando solemnemente en la mesa, como si fuera un ramo de flores sobre una tumba.
Esta mañana, contemplándola con mayor detenimiento a la luz del amanecer, he leído en ella un mensaje que no había sabido captar antes: el paso del viento es tan plano como la veleta; en cambio, el paso del tiempo da a todo lo que nos rodea un significado en tres dimensiones para que nada, ni lo bueno ni lo malo, sea siempre igual.

30 comentarios:

Daniel Os dijo...

Aniquilante concepto. Para las almas de pronta frustración debe ser inmovilizador. Supongo que es todo un desafío generar tan sólo una acción que nos ponga en un nivel por encima del inexorable arrase del tiempo. Pero debe existir una respuesta... es muy posible que esté ahí... el problema es que ya no sabemos observar.
D.

a daniel os, mercedes le dijo...

Amigo Daniel, existía una respuesta, pero se la llevó... el viento.

Falete dijo...

Ciertamente, es de los pocos aparatos que nos dan verdadera nostalgia. Además, nadie se ocupa de cambiar una veleta (si acaso la tele, un sofá, la cubertería... ¿pero una veleta?).

Me has recordado a mi infancia en el pueblo de mis abuelos, donde un gallo cada vez más oxidado nos recibía cada invierno (y cada verano). Apuesto a que sigue allí, ''cacareando''

bssss

aminuscula dijo...

Y la clave es que cambia incluso el pasado revisado cuando se le hace una nueva revisión. Muy interesante y profundo, Mercedes, me quedo yo pensativa.

Minoe dijo...

Qué profunda te me pones los sábados...y cuánta razón tienes!

Ro dijo...

Pero si es que el tiempo es mágico, yo solía ser una niña faca y agraciada, y mira ahora que el tiempo ha pasado con vientos suaves y otros enfurecidos...

Ro

a falete, merce le dijo...

La veletas son un poco los restos de nuestra infancia...

Besos viajeros!!!!

a aminuscula, mercedes le dijo...

¡Efectivamente! Tienes toda la razón...De qué manera puede cambiar la percepción del pasado...

Vaya, ahora soy yo la que se queda pensativa...

a minoe, merce le dijo...

Anda, no me había fijado en lo de los sábados, jajajajaj! A ver si va a ser influencia de mis amigas Julia y Julie... ;-)

a ro, mercedes le dijo...

El tiempo es mágico, sí... hasta que te sale la primera arruga, jajajajajaja! (lo siento, es que ando un poco influida por mi reciente cumpleaños...)

Un abrazo!

Alberto dijo...

Sí, disquisiciones profundas de hermana ventera.
Que ese viento amigo de veletas nunca se lleve la amistad.
Besósculos domingueros.

mariarosa dijo...

Muy buena reflexión.

Siempre es un placer pasar por tus letras. Me has recordado una frase de un filosofo que dice. "Nadie se baña dos veces en el mismo río" todo cambia, la veleta tambien, como ha cambiado tu manera de verla.
Un beso.

mariarosa

Ismael U. V. dijo...

Un relato hermoso Mercedes, me gustó mucho toda la significancia que dejaste en tus palabras, y sabes, saber observar es una gran cosa de la que pocos hablan, y es muy lindo que lo traigas de paso por mi mente, y justo hoy que no se bien porque pero es un dia lleno de bellas cosas como leer tu cuentito antes de irme a dormir.
Salu2

Rosario dijo...

Me encantó tu cuntito, yo tengo una veleta de un gallo y ahí está soportandolo todo y con las plumas bien abiertas dandonos ejemplo de esperanza para empezar cada día cantándo.
Un abrazo fuerte desde mi librillo.

ChusdB dijo...

Últimamente me dejas sin palabras, sin sombrero... y "sin libros", ESTÁS INSPIRADÍSIMA!! (e-mail a la vista)

HISTORIASDEJMEC............ dijo...

gracias ,SI ME HICIRA MULTIMILLONARIO SE NOTARIA,GRACI9AS BLÑOGERA POR ESTAR AHI,ES LO QUE PASA POR SER UN HOMBRE DE NEGRO ,LOS GRANDE JAKERS TE PERSIGEN O TE ROBAN TODA LA IMFORMACION.....ME GUSTAS COMO ERES ,ERES ESTUPENDA GTRACIAS POR TUS CUENTOS.....ABRAZOS......

Eduardo dijo...

El último párrafo es hermoso !!!
Los tiempos son dominios, y nosotros cabezas llenas de pasado.



Grande, un besito .

rapanuy dijo...

Con el empuje mágico del viento la veleta nos hipnotiza y nos advierte sutilmente que hay un mundo más allá de nuestra cotidianidad, con el que podemos y debemos soñar. Buen relato.

Un saludo.

a albertito, merceditas le dijo...

Pasó la ventolera, pero la amistad, junto a la veleta, que por cierto señala a los Pirineos, sigue ahí.

Besósculos plebeyósculos!

a mariarosa, mercedes le dijo...

Ostras, sí, era Heráclito, jajajajaja! Con tu frase, he regresado a mi pasado adolescente, cuando luchaba encarnizadamente contra la asignatura de filosofía!

Un gran beso, Mariarosa!!

a ismael u.v., mercedes le dijo...

...Ay, sólo espero que mi historia no te provocara pesadilas, jajajajaj!

Saber observar, ese es uno de los secretos de la vida...

Un saludo, Ismael!

a rosario, mercedes le dijo...

Rosario, gracias por pasar y dejar tu comentario. Me alegra saber que tienes una veleta con gallo incluido. Consérvala todo el tiempo que puedas!!

Pasaré a visitarte! Un beso!

a chusdb, mercedes le dijo...

...No sé, no sé, no soy yo de la misma opinión, Chus, pero te agradezco el comentario porque me da ánimos en los momentos en que la página blanca quiere devorarme... :-)

Ayyy, esos libros, esos tesoros...! Escaneados están, y ya casi en manos de su propietaria...

Un beso!

a jmec, mercedes le dijo...

Gracias, Jmec!

Oye, hombre de negro, lo mismo necesitas un guardaespaldas virtual para el peligroso universo de los virus informáticos...

Un abrazo, súperbloguero!

a eduardo, mercedes le dijo...

Siempre encantada de volver a verte por aquí y de tus comentarios!!

"Cabezas llenas de pasado"...¡Me gustó!

Un abrazo!!!

a rapanuy, mercedes le dijo...

...Además, las veletas siempre nos obligan a mirar hacia el cielo...Eso sí, sin dejar de tener los pies en el suelo... para no tropezar.

Gracias! Un saludo!

Ana dijo...

Que yo recuerde en mi pueblo solo ví una vez una veleta. ¿Porqué nos llamaría tanto la atención de pequeños? He echado un vistazo por tu blog y me gusta mucho como escribes.. seguiré leyendote.
Un saludito.

a ana, mercedes le dijo...

Ay, ay, lo que no sé yo es si es preocupante que las veletas te llamen la atención siendo ya adulto, como es mi caso...!

Muchas gracias por tu comentario. Pasa cuando quieras!! Tienes las puertas abiertas...

Un saludo, y hasta pronto!

Rosa María dijo...

Que bello repaso a las viejas veletas. Instrumento no contaminante y que fue y puede seguir siendo la enciclopedia del tiempo. Hemos defenestrado ingenios por grandes y caros aparatos que no son mejor que la sencille veleta, pero estos conllevan a unos precios altamente sorprendentes y a la par de ello casi todos son un veneno para nuestra madre tierra; contaminación, defenestración etc.
Es por lo que amiga Mercedes te agradezco me hagas recordar con gran cariño y nostalgia la veleta que desde mi infancia veía en la torre del campanario de la iglesia del Pilar en mi ciudad. Y una viejecillas vecinas con muchos años en sus espaldas, la seguían en el transcurso de las 24 horas para conocer como sería en cambio del nuevo día.
Besos,
Rosa María
Un abraciño,
Rosa María

a rosa maria, mercedes le dijo...

Amiga Rosa María, soy yo quien te agradece que nos hayas hablado de tu experiencia personal con las veletas...¿Será quizás que todos conservamos una en nuestra memoria?

Un gran abrazo, y hasta pronto!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...