Y SEGUIMOS CON AQUELLA MÁXIMA DE “A GRANDES MALES, GRANDES REMEDIOS”… HOY: “LA SOLUCIÓN EN SU MANO”

Había entrado en el distinguido casino respaldado por una sólida fortuna, y en cuestión de pocas horas lo había perdido todo. O casi todo: una dignidad malherida luchaba por sobrevivir entre el desprecio a sí mismo y la falsa compasión de las miradas ajenas.
Humillado por primera vez en su vida, huyó del palacete hacia el espléndido jardín que de repente se le mostraba siniestro y hostil. Allí, apoyado en la balaustrada de piedra y hundido en su propio desconcierto, sólo se le ocurrió abrir la pitillera de oro y sacar un cigarrillo con el secreto deseo de consumirse junto a él, poco a poco, entre las sombras vespertinas.
-Señor, perdone mi atrevimiento…
Se giró, sobresaltado; no había oído los tímidos pasos sobre la grava de uno de los camareros más veteranos del establecimiento.
-Señor, no es mi intención molestarle… Quizás no sea el mejor momento, pero sólo quería agradecer su buen trato y su amabilidad…
El perdedor dejó de fumar y esbozó un amago de triste sonrisa dirigido a aquel hombre de semblante afable y cálido.
-…Si me lo permite –prosiguió el camarero-, me sentiría muy honrado de ayudarle en estos momentos difíciles y poder devolver así la cordialidad que siempre ha mostrado hacia mí… ¿Sería tan amable de acompañarme?
Por un instante, el perdedor recuperó la esperanza… ¿Y si estuviera en lo cierto? ¿Y si tuviera la solución en sus manos?
No lo pensó dos veces: entró junto a él en el suntuoso edificio y le siguió por la entrada principal hasta llegar al fondo de un salón; giraron luego a la derecha y atravesaron un pasillo decorado con pinturas de hermosas mujeres etéreas de largas y espesas melenas que cubrían sus gráciles cuerpos con velos de suaves colores…
El camarero caminaba con pasos cortos y rápidos, haciendo chocar los tacones contra el suelo. En ningún momento se giró; confiaba plenamente en que el perdedor no le perdería.
En lugar de dirigirse a la escalinata de mármol que conducía al lujoso restaurante de la primera planta, subieron unos cuantos peldaños escondidos en un oscuro recoveco. Por allí llegaron a la base del torreón. Otra escalera, esta vez metálica y de caracol, les esperaba. Cuando acabaron de subir, dieron con una puerta. El camarero sacó una llave del bolsillo y la abrió. Entraron en un cuarto no muy amplio con una pequeña ventana crepuscular y un suelo de insólitas y chillonas baldosas rojas.
El perdedor estaba ahora desconcertado; no entendía por qué el camarero lo había llevado hasta allí. ¿Dónde se encontraba la solución a su ruina?
La pregunta fue respondida de inmediato y en silencio: el camarero volvió a introducir la mano en el bolsillo y sacó esta vez un revólver. Se lo entregó sin perder su expresión solícita, casi con afecto. Acto seguido, dio media vuelta y cerró la puerta tras de sí. El perdedor pudo oír cómo se alejaban sus pasos metálicos por la escalera de caracol.

31 comentarios:

david quintana pantoja dijo...

Juer, si que son grandes soluciones. Entretenido relato. Si continuo el relato en mi cabeza,el revolver no tuviera balas y así aprendía otra buena lección, jeje. Un cordial saludo.

a davidquintanapantoja, mercedes le dijo...

Continuemos un poco más el relato, y el perdedor habrá muerto de un infarto por la impresión de pegarse un tiro sin balas, jajaj!

Un saludo, David! Amenazo seriamente con visitar tu blog, así que deja la puerta abierta, jeje!

jair machado rodrigues dijo...

Mercedes, o senhor distinto cavou sua própria sepultura, o caseiro apenas tenta lhe encurtar o sofrimento, em respeito ao que ele sente por sua senhoria, pois sempre foi muito respeitado pelo "senhor"... naõ sei se seria a solução, mas é intrigante esta última frase "el perdedor pudo oir cómo se alejaban sus pasos metálicos por la escalera del caracol."
ps. Grande abraço.

Miguel Vivas dijo...

No me cansaré de repetir que admiro tu capacidad de redacción, consigues hacerme andar de la mano de tus personajes amiga mía. Genial, para variar... Besos y mordiscos.

blasblog dijo...

servicio completo!
estas cosas suceden muy frequentemente en los ambientes de juego de azar;
el relato magnificamente recuerda este tipo de finales ,perdedores..
un saludo
Blas

Melena de León dijo...

te felicito! la verdad muy bueno! Saludos David!

ChusdB dijo...

Y digo yo, Mercedes ¿no hubiera sido mas fácil, que, el camarero , después de haber subido hasta el torreón por esas caracoleantes escaleras, le hubiera abierto la ventana al perdedor y, con esa amabilidad servil que le caracterizaba le hubiera indicado sutilmente donde estaba " la salida de emergencia" ? Ja, ja, que cruel me estoy volviendo!

Carlos Bao dijo...

Nos sorprendes con la ventana y cuando empiezo a asumirlo, nos vuelves a sorprender: la ventana "que se abre", la puerta que se cierra y... la tercera opción. Muy bueno, dos veces bueno.
Cuidado con las propinas que dais.
Un abrazo

El Señor Dáltanos dijo...

ASOMBROSO! UN FINAL QUE NO ESPERABA Y QUE ME HA DEJADO PENSANDO UN BUEN RATO! LE HABRÁ OFRECIDO LA MEJOR SOLUCIÓN? ABRAZO!

mariarosa dijo...

¡Waww...!!
Le has dado un aire de casi humor a un tema que es dramatico. El juego y sus derivaciones.
¡Muy bueno Mercedes, siempre es un placer llegar a tu blog.

Un beso.

mariarosa

a jair machado rodrigues, mercedes le dijo...

El perdedor no sabía que jugar también puede ser muy malo...

Un gran abrazo, Jair!!!!

PD.-...Y todavía se oye el eco de esos pasos...

a miguel vivas, mercedes le dijo...

...Y yo no me cansaré de darte las gracias, maestro!

Un gran beso, y sigue deleitándonos!

a blasblog, mercedes le dijo...

Me inspiró una leyenda negra sobre "la habitación de los suicidios" de un casino que hubo a principios del s. XX en Barcelona...Aunque me parece que esta leyenda siempre ha afectado a los casinos en general.

Mejor seguir en el mundo de los blogs sin necesidad de jugarnos el dinero, ¿verdad?

Un saludo, Blas!!!

a melena de león, mercedes le dijo...

Me alegra oír algo así!
Un saludo, y gracias por pasar!

a chusdb, mercedes le dijo...

Ja, ja, ja, ja! Mira, porque me basé en una leyenda, que si no, le organizo al pobre perdedor un final que no habría olvidado en toda su vida! (¿o en este caso sería "en toda su muerte"???)

a carlos, mercd's le dijo...

Ni hablar de dar propina, que luego se preocupan demasiado por ti!

La duda es...¿cabe un revólver en un bolsillo?

Felicísima de verte por aquí...Un abrazo!

al señor dáltanos, mercedes le dijo...

...Eso mismo es lo que está pensando el camarero, si esa era la mejor solución...En cualquier caso, el camarero lo hizo con el revólv... digo, con el corazón en la mano.

Un abrazo!

a mariarosa, mercedes le dijo...

Esto es lo que pasa por jugar, y no precisamente con fuego...

Que sepas que para mí es siempre un placer verte por aquí y visitar tu maravilloso mundo de letras!

Besos!

Rayuela dijo...

OH! siempre sorprendiéndome con tus finales cortantes!

jajjaaja! buenísimo,marquesa*

aminuscula dijo...

Vaya... Qué amable el camarero eso ¿no?

a rayuela, merce le dijo...

Ya sabes, cosas del marquesado, jajajaj!

Besos no cortantes!!

a aminuscula, mercedes le dijo...

Es lástima que ya no queden profesionales como él...

HISTORIASDEJMEC............ dijo...

SIMPLEMENTE ERES EXTRAORDINARIA,,,,,........ABRAZOS.....

Daniel Os dijo...

Me debato entre sentarme a escribir un comentario o permanecer de pie aplaudiendo.

¡Qué delicia este cuento, Merceditas! El tratamiento paisajístico que se entrelaza con las sensaciones del personaje, la aparición del conflicto con tanta claridad como sutileza y la intriga final completamente impredecible.

Un gran cuento, aparentemente dictado por una musa lastimada en su orgullo.

Un beso grande, mi amiga.
D.

a jmec, mercedes le dijo...

Me alegro de verte de nuevo por aquí, viajero! Un abrazo y bienvenido!

a daniel os, merceditas le dijo...

Yo estar contenta que a ti gustar, pero como haberme puesto nerviosa por tu inmerecido comentario, yo empezar a escribir mal. Tú perdonar, ¿verdad?

Ayyy, Daniel, qué bien conoces la naturaleza de estas caprichosas musas...! Un gran beso!!!

Minoe dijo...

El revólver qué era, para que jugara a la ruleta rusa? jajajaa
Oye, eso de las baldosas rojas da mucho que pensar... ¿cuánta gente había pasado ya por esa sala antes que él? ejemmm

Molt bò, neeeena

a minoe, merce le dijo...

Ya ves, incitándole de nuevo al vicio del juego con la ruletita rusa, jajajajajaj!

Y sí, el suelo optaron por ponerlo rojo porque es más sufrido, jajaja!

cristal00k dijo...

jo! este entre Konrad y Chandler, nena.
Excelente.
MUAS

a cristal00k, merceditas le dijo...

...Lo que inspira el desaparecido casino de l'Arrabassada...!

Rosiana Monbon dijo...

Creo que su sitio web súper increíble Les deseo pleno éxito porque te lo mereces, buena suerte y felicidades por este maravilloso sitio!

voyance par mail gratuite ; voyance par mail

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...