AHORA QUE YA APRIETA EL CALOR, ALLÁ VA UNA HISTORIA... ¿REFRESCANTE? Y LLENA DE VITAMINAS…HOY: “FRESA RICA, FRESA POBRE”


Sextrawberry tenía todo lo que una fresa puede desear en esta vida.
En cuestiones sentimentales, no se podía quejar: el chocolate se deshacía por ella, a su lado el vinagre dulcificaba su carácter, la nata la mimaba con ternura entre sus brazos, el champagne la acogía en un voluptuoso y embriagador baño, y el azúcar sensual sólo pensaba de manera obsesiva en estar encima de ella.
A nivel profesional, se había ganado el respeto de plátanos, kiwis, manzanas, y demás colegas del ramo (¿o deberíamos decir “de la rama”, en este caso?). Asimismo, Sextrawberry era ya una estrella consagrada en el firmamento del séptimo arte… ¿Quién no recuerda “La fresa de las galaxias”, o “Fresadilla en Elm Street”? Y no hablemos de música, donde también dejó su huella, por ejemplo, con “Frésame mucho”.
Pues además de dichosa, exitosa y glamourosa, Sextrawberry era rica.
Y como toda fresa adinerada, tenía una criada pobre, en este caso llamada Fragoletta.
Era Fragoletta una fresa menuda, poco madura, y muy, muy, muy envidiosa (de ahí el tono verdoso de su piel) que consideraba una injusticia que Sextrawberry lo tuviera todo, y ella nada.
Un aciago día, víctima de la sinrazón de los celos, Fragoletta enloqueció: aprovechando un apasionado revolcón de su señora con un atractivo zumo de naranja, Fragoletta se acercó lenta y silenciosamente con un cuchillo, y….
Nos ahorraremos los detalles macabros.
Sólo diremos que una cantidad indeterminada de trocitos de Sextrawberry quedó flotando en aquella desperdiciada fuente natural de vitamina C.
Cuando la policía detuvo a Fragoletta, no pudo evitar hacer un comentario sobre Sextrawberry:
-Lástima…Con lo buena que estaba la fresa rica…
¡Uffffffff, qué rabia le dio a Fragoletta…!

30 comentarios:

Fibonacci dijo...

La envidia cochina acaba con todo, hasta tu fresa ha sido victima de ella...me ha gustado y me he relamido con esos manjares dispuesto a ser engullidos...un besote.

Nieves dijo...

Ni acabando con su rival pudo detener esa envidia...
Genial!!!
Me ha divertido leer esta historia tan original y refrescante.
Un beso :D

Lapislazuli dijo...

Muy ingeniosa y con una moraleja sobre la envidia
Un abrazo

seriecito dijo...

La envidia siempre produce resultados indeseados. Ni aún eliminando el motivo directo de ella, el envidioso/sa consigue ser más feliz.

Primero porque tiene que pagar sus excesos, como la de esta historia (la policía) y segundo porque pronto encontrará otro motivo de envidia... y a volver a empezar.

Salu2:

peyote dijo...

Ufa que entrada más hábil, todavía estoy procesando las ideas; pero sobre todo me gusto el atractivo jugo de naranja.
Muchas, pero muchas gracias por su comentario en el twitter, la verdad no pude pillar la peli, pero bueno el video no era para tanto, algo que sale con un celular.
Saludos.

http://youtu.be/E206ROAYSEE
+
http://fuecasialcomenzar.blogspot.com/
+
Viaje [x] la colgadera
=
Tripp completo.

a fibonacci, mercedes le dijo...

Es que mi fresa no sabía la pobre que vivía en Envidiolandia!

Un beso!!

a nieves, mercedes le dijo...

El que nace envidioso, por mucho que tenga en esta vida, lo seguirá siendo siempre, ¿a que sí?

Un beso!

a lapislazuli, mercedes le dijo...

Es una historia que escribí hace tiempo para una amiga (no envidiosa) a la que le encantan las fresas...

Un abrazo.

a seriecito, mercedes le dijo...

Tú lo has dicho: más bien el envidioso nace, no se hace, sin importar sus circunstancias, porque siempre le preocupan más las circunstancias de los otros...

Un saludo!

a peyote, mercedes le dijo...

Insisto, el vídeo me gustó mucho porque usted le dio las gotas de genialidad necesarias para que creciera convenientemente. Es así, amigo Peyote.

Un saludo.

HISTORIAS DE ESTA VIDA X JMEC............... dijo...

ME APETECE UN BATIDO DE FRESAS FRESCAS....CON UN POCO DE VAINILLA....ABRAZOS.....

jair machado rodrigues dijo...

Mercedes, Mercedes vejo as cores de Almodovar com tipos de Tim Burton...como é gostosa esta hitória (gostosa também literalmente), mas que não é só alegoria, a inveja existe e é destruidora, que diga o pobre rico morango - cuja a vida adorei, detalhadamente muito bem criado e escrito. O respeito e admiração das outras frutas, achei lindo, e que final - o crime não compensa, que o diga o pobre pobre morango esverdeado.
ps. Meu carinho, meu respeito e um sempre imesno abraço, tão doce quanto este conto, sem invejas.

David C. dijo...

Excelente.

a jmec, mercedes le dijo...

Yo estoy haciendo verdaderos esfuerzos para no estar tomando helado de vainilla cada día, con lo que me gusta!

Un abrazo!

a jair jair, mercedes mercedes le dijo...

Mi querido Jair, Jair, me ha gustado mucho tu imagen, jajajaja, genial!

¿La envidia? Un mal sentimiento para quien la sufre y aunque escribo sobre ella en clave de humor, hay que tomarla en serio...¿O no?

Un grandísimo abrazo lleno de muchas fresas no envidiosas!

a david c., mercedes le dijo...

¡Gracias!

Alberto dijo...

Merceditas, y es que ya se sabe... nunca te juntes con una fresa verde ni te bañes en un zumo amargo.
Yo me quedo con la nata o el merengue enfresado.
Besósculos de jueves librero.

mariarosa dijo...

¡¡Que bueno!!

Una historia con humor y muy bien logrado. Felicitaciones.


mariarosa

a albertito, merceditas le dijo...

Hooooombreeee, dónde va a parar el merengueeeeee, joooobaaaarrr, qué maaaal me saaaabeee, jejeje.

Venga, a por ellos, escritor! Mua!

a mariarosa, mercedes le dijo...

Sobre todo, muy alimenticio, jajaja!

Un abrazo.

Luján Fraix dijo...

La envidia es terrible querida amiga, destructiva.

Hay gente que envidia hasta el dolor del otro.

Precioso texto e interesante mensaje.
Besos

ROBER dijo...

Una maravilla Mercedes el ángulo frutal que has elegido, muy original, con palabras de fina ironía que asombra en su desarrollo.
Un abrazo

a luján fraix, mercedes le dijo...

Qué razón tienes, querida Luján, el que padece de envidia no descansa ni a sol ni a sombra.

Un beso y buen fin de semana!

a rober, mercedes le dijo...

Gracias, Rober, pero más que nada es una historia muy sana (quitando la envidia, claro está!), con mucha fruta y vitaminas...

Un abrazo.

Anca Balaj dijo...

Ay, qué mal me siento ahora... Juro que no es por envidia por lo que me como a tantas fresas que lo tiene todo en la vida.

Lo peor es que hago lo mismo con melones, sandías, albaricoques, patatas, cebollas... Ay...

a anca balaj, mercedes le dijo...

Ay, ay, ayyyy, que no se entere la Sociedad Protectora de Frutas...!!!!!

Voyance gratuite dijo...

Su blog es una fuente de información, soy un ávido lector y le deseo buena suerte.

a voyancegratuite, mercedes le dijo...

Que la fuerza te acompañe.

apm dijo...

!Ay que chulísimo....el relato es superchilísimo!!!, de lo más original y devertido, Mercedes. Y bueno, ¿que vamos a decir de la envidia?, en su pecado lleva la penitencia porque el top carcelario en melodys bien es sabido que son "Fresame mucho" y "Fresando va, fresando vengo"...
!!!Genial!!!

Mil besitos gordotes

a apm, mercedes le dijo...

Ah, jajaja, y no te olvides de "No me freses, que no te veo", jajaja!!

Mil besos con fresas ricas y pobres!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...