Y LUEGO DICEN QUE LAS HAMBURGUESAS SON MALAS PARA LA SALUD…HOY: “ENTRE PECHO Y ESPALDA”

Cuenta la leyenda urbana que, tras reunir unas cuantas monedas y algún que otro billete, un mendigo se dirigió a uno de esos restaurantes de comida rápida, cuya especialidad es la hamburguesa.
El buen hombre estaba realmente hambriento; como la jornada había sido generosa con él, decidió gastarlo todo en un festín consistente en tres súper hamburguesas dobles, seis hamburguesas con queso, dos raciones grandes de patatas y una ensalada, por aquello de la dieta mediterránea. El mendigo procuraba cuidarse y llevar una alimentación sana.
¿Ketchup?
Sí, también, gracias.
A punto estuvo de pedir que se lo envolvieran para regalo, tal era su ilusión, pero se limitó a advertir que era “para llevar”. No hay nada como disfrutar de un espléndido banquete en el propio hogar, aunque el propio hogar resulte ser un banco de un jardín de una gran ciudad.
El pobre pobre ya se estaba relamiendo.
Mas ¡ay!, en el preciso instante en el que se dirigía a la salida, un tipejo de muy mal aspecto y peor humor sacó una pistola y amenazó a todo el mundo con terribles consecuencias si no le entregaban inmediatamente el dinero de las cajas.
El indigente apretó las hamburguesas contra su pecho. “Tranquilas, pequeñas, no os asustéis”, les susurró mientras se le hacía la boca agua, “conmigo estáis a salvo”.
De repente, el tipejo se puso muy nervioso y se le escapó un disparo. A otros se les escapa un improperio, el autobús o el pipí. A él, fue una bala.
El mendigo no tuvo tiempo de reaccionar.
Bien es cierto que en las situaciones límite, se ve pasar la propia vida ante los propios ojos; que se lo pregunten si no al pobre pobre. En décimas de segundo, revivió los malos tratos de su niñez, las malas compañías de juventud, las malas adicciones de adulto, la mala vida general, el carrito de la compra con sus pertenencias, y bancos, muchos, muchos, muchísimos bancos de jardines…
Despertó en el suelo del restaurante, aturdido. La primera imagen que vio fue la borrosa cara de un borroso policía.
“Debo de haber muerto y he ido a parar de cabeza al infierno”, dedujo.
-¿Se encuentra bien, buen hombre? -le preguntó el agente.
El indigente pensó que, para ser el demonio, era muy amable.
Más tarde, le aclararon que no había muerto, que seguía en el restaurante, y que había sido protagonista involuntario de un milagro:
En su trayectoria mortal, la bala había atravesado las seis hamburguesas con queso para quedar finalmente incrustada en una de las súper hamburguesas dobles, a pocos centímetros del corazón del mendigo.
Aquel día quedó demostrado que este tipo de comida tan denostado previene determinados problemas cardiovasculares.

28 comentarios:

Juyou dijo...

ironico final, siempre sorprendes
:)

Ro dijo...

Jajajajaja ¡Si, pero si eso he afirmado siempreeeeeeeeee de los asuntos del cardio!, claro que lo mio es mas moderado, solo una hamburguesa, batido, patatas, postre, coca cola light y ensalada (por aquello de la dieta mediterranea). Claro y después minimo 2 horas de GYM para sudar las caloriaaaaaaas jejeje
Excelente, me la he pasado riendo frente al monitor, ¡me encantan tus relatos!
Besísimo
Ro

Falete dijo...

Creo que es la mejor entrada de los últimos meses Merce :) De hecho, empiezo a sospechar que la has sacado de por ahí... al menos un cachito, aunque sea el tópico del objeto menos pensado que para la bala, sí que has copiado :p

Y aquí va la frase mercediana de hoy: ''A otros se les escapa un improperio, el autobús o el pipí.''

Esto me hace pensar que la entrada es 100% Merce, ja, ja, ja!!!!

besos con muuuuuchas calorías!!

Daniel Os dijo...

Y yo que venía insistiendo a mis hijos que comieran brócoli, tofu y pescado... ¡¡¡los estoy sentenciando a muerte a mis pequeños!!!

Me has hecho reír con la frase final. Te mando un beso grande,
D.

a juyou, mercedes le dijo...

Un toquecillo surrealista no viene mal de vez en cuando...

Saludos!!!

a ro, mercedes le dijo...

Vaya, yo hago exactamente lo mismo que tú.... a excepción de las dos horas "eliminacalorías", jajajaja!

Un gran beso doble con ketchup y patatas!

a falete, merceditas le dijo...

A ver, mon cher Falete, tú y yo tenemos que hablar: toíto te lo consiento, toíto, MENOS que insinúes que voy copiando por ahí!!!

Acepto críticas constructivas y destructivas sobre mis escritos sin problemas, y quizás no llegue a ser jamás una Victor Hugo, pero NUNCA COPIO, NI LO HARÉ.

Besos muy, pero que muy enfadados.

a daniel os, mercedes le dijo...

Ojalá este cuento te haya abierto los ojos. Me daré por satisfecha si con él salvamos no sólo la vida de tus hijos, sino las de muchos más pequeños (lo del colesterol no es más que otra leyenda urbana con la que se enriquecen las empresas farmacéuticas).

Besos saludables!

aminuscula dijo...

Pero... ¡siguen siendo perjudiciales para la salud del cerdo y el ternero!

a aminuscula, mercedes le dijo...

¡Noooooooo...! Siguen siendo perjudiciales para la salud de las ratas y de los gatos.....! :-O

Rayuela dijo...

ajajajajajaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!!!!!! creo que reiré por largo rato hoy!

Despertó en el suelo del restaurante, aturdido. La primera imagen que vio fue la borrosa cara de un borroso policía.
“Debo de haber muerto y he ido a parar de cabeza al infierno”, dedujo.
y destaco esta ironía, genial!

y me voy a preparar una hamburguesa!


mil besos*

Lasosita dijo...

Qué ingenioso texto, Mercedes!!

Un gran saludo de casi... casi, fin de semana!

( Me pregunto si a partir de éste relato, los médicos se pensarán nuevas recomendaciones cardiosaludables...!)

Minoe dijo...

Joooo... qué pasa últimamente que a veces mis comentarios desaparecen? creo que ya me ha pasado 3 veces :-(
Bueno, repito: decía que qué absurdidad más ingeniosamente absurda, que me parto con este relato, jajjaj

_ SILVIA ó N-a-s-a _ dijo...

es que lo de las hamburguesas del final con eso de la bala me ha dejado como Shrek y el burro mirando la presentación de Duloc en la pelicula... vamos! con la boca abiertísima! que buena eres tia!

si uno lo mira así, claro que las hamburguesas no son malas! jejejej besos mi cielo!

Alberto dijo...

Merceditaaaas, llego tarde pero llego. Lo que pasa es que vengo de comerme a cierto crustáceo gigante y crujiente. Y ¿sabes lo mejor? No lo he hecho solo, he estado con..........
Genial, como alguien ha dicho ya es de lo mejor de tus creaciones, y mira que las tienes bueeeenas.
jajajajajjaja. Sigo teniendo hambreeeee.
Yo copiar copiar, a la única que te copiaría sería a ti, con tu permisoooooo.
Besósculos suculentos.

blasblog dijo...

si que estàban bien preparadas las hamburguesas. llevaban el chacheta antiproyectil.
como siempre no hay mal que por bien no venga!
muy simpatica la historiela
un abrazo
Blas

a rayuela, merce le dijo...

¿Pero cómo te puedes reír, con la intensa carga dramática que destila la historia???? (juajuajua)

¿Me has preparado otra hamburguesa a mí? Si es así, te mando un gran beso!!!! Ah, yo pongo las patatas!

a lasosita, mercedes le dijo...

Posiblemente a partir de ahora los médicos se reunan en alguna hamburguesería para discutir el asunto, ja, ja, ja!

Un abrazo, Lasosita, y buen fin de semana!

a silvia, mercedes le dijo...

...Sólo espero que el indigente no acabara comiéndose también la bala incrustada en la hamburguesa, ja, ja, ja!

Siempre feliz de saber de ti, sabia y querida Silvia!! Que estés bien, y cuídate mucho! Tropecientos besos, fermosa!

a albertito, merceditas le dijo...

Albertito querido, tú nunca llegas tarde. Ven, que te he guardado una burguer cangreburguer recién hecha en "El crustáceo crujiente"....¿A que está riiiiiiiiicaaaaa?

Y a ver qué tenemos de postre por aquí...¿te apetece una fruta en almíbar? Que no se diga que no tomamos vitaminas...

Besósculos hambrientósculos! Mua!

a blasblog, mercedes le dijo...

Yo creo que es el tipo de carne, de un material especial (¿goma?) que protege sin duda de las agresiones externas...

Un gran saludo, Blas!

a minoe, merce le dijo...

Mira, no me hables, que hace tiempo que tengo problemas a la hora de contestar los comentarios...No aparecen enseguida, otros desaparecen...¡Estoy harrrrta! Lo peor es que no sabes a quién reclamar...

Lely Vehuel dijo...

Al fin pude venir y digo al fin, porque tuve que terminar algo para poder pasar de visita por lo tanto aquí estoy … Que lindo lugar tienes, quiero darte las gracias por tu comentario y hacerte la devolución, diciéndote que cada vez me siento mas cómodo en tu sitio, lo disfruto plenamente… La invitación de siempre a Cuentos y Orquídeas, para recibirte con una nueva fabula haber si gusta. Te mando un fuerte abrazo, mucha luz y hasta pronto…

Ya tu sabes dijo...

jajajaja, no me extraña que se detuviese la bala, con ese mazacote de hamburguesa! y los batidos de chocolate tan espesitos y tan densos también hubiesen ralentizado la velocidad del mortífero proyectil! :)

un abrazo añorado.

a lely vehuel, mercedes le dijo...

Siempre me alegro de verte y de leerte, así que en breve pasaré a visitarte...

Gracias! Un gran abrazo!

a yatusabes, merce le dijo...

Preguntemos al estómago cómo encaja él estas suculentas viandas en su interior...

¿...Y si nos llamamos un día de estos y te cuento de qué manera me crecen los enanos en el circo? Muamua!

cristal00k dijo...

Yo la quiero con muuucho ketchup!
ñam ñam ñam!

a cristal00k, merceditas le dijo...

Maaaaarchando esa hamburguesa!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...