UNA DE VECINOS GUAYS (FRAGMENTO DE MI NOVELA INACABADA "LA CASA ENFERMA"), DEDICADO ESPECIALMENTE A LIDIA

(…) Aquel piso nunca tuvo buena suerte; tras la muerte de la anciana, fue a parar a manos de un familiar suyo, una sobrina lejana, cuyos deliciosos retoños provocaron un pequeño incendio: quemaron un gran palacio de palillos, que su padre había construido con tanto esmero y cariño durante tres largos y pacientes años. Las llamas, en un principio tímidas, alcanzaron finalmente las cortinas, y no se sabe todavía cómo aquella tarde dominical no murieron todos abrasados. Debió ser el espíritu benigno de la anciana el que alertó al vecino de enfrente que, raudo y veloz, y tras cerciorarse de que en realidad no se trataba de unas cortinas excesivamente llamativas, avisó a los bomberos. En cuanto a los niños, los encontraron en el dormitorio, tosiendo y con los ojos enrojecidos por el humo, pero fascinados y con la boca abierta ante el tremendo espectáculo que ellos mismos habían provocado. Decididamente, no era el mejor momento para observar en detalle la expresión de los niños, pero probablemente, el cavernícola que descubrió el fuego debió tener la misma expresión de asombro, miedo, fascinación y poder que ellos.
El padre de los pirómanos permaneció una temporada bajo tratamiento psiquiátrico debido al trauma de haber visto su adorado palacio de palillos abrasado, y tras largas y caras sesiones le recomendaron construir otro, más grande todavía.
Sólo de pensarlo, los niños ya se relamían.

6 comentarios:

Lidia dijo...

Ay, qué ilusión que me dediques un cuento :)


Estos niños son unos psicopatillas en potencia!

mercedes dijo...

Angelitos...! ;-D

Anónimo dijo...

¿vééééis lo bueno de las vitrocerámicas?? , recién puesta te quedas contemplando cómo brilla y se te pone cara de haba cuando ves la cajita de cerillas al lado, es cuando descubres que no te sirven ya para nada( mentira) y la tiras a la basura (una pena, hay mecheros de cocina monísimos). Pues eso, que las vitros evitan que nazca el instinto pirómano en los niños...

mercedes dijo...

Anónimo, estoy totalmente de acuerdo, aunque... debe ser una gran tentación si tienes de padre al "Señor de los palillos"! ;-)

Anónimo dijo...

juajuajua...por cierto, el perro verde de la foto es mucho más guapo que el de la tele, cómo se nota que va a la pelu de caballeros......
yo tengo uno muy muy parecido, ya tiene unos años, pero aparenta la misma edad...podrían ser hermanos

Mercedes dijo...

El perro verde fue un regalo (que no una indirecta, ja, ja, ja), y me gusta sobre todo por su expresión, que es la misma que se me pone a mí al salir de una peluquería... de señoras.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...